Cuando escuchamos la palabra “atole” lo más común es pensar en la bebida  de color blanco y consistencia espesa que se toma caliente. Y es que la mayoría de los atoles llevan maíz, pero el atole de mango tiene una preparación completamente distinta.

Desde hace  33 años, Simona López Aguilar, originaria de Santa María Zacatepec, prepara el atole de mango. “Mi mamá me enseñó, de ahí aprendí poco a poco y una vez lo hice sola y ya me salió” recuerda Simona.

El atole de mango se hace con mango criollo de Santa María Zacatepec , que se da durante la temporada entre febrero y abril.

Santa María Zacatepec se encuentra en la región Sierra Sur de Oaxaca.

Mango de Zacatepec.

Simona López Aguilar, vistiendo su traje Tacuate.

Primero  corta los mangos para limpiarlos y comenzar con la preparación. El proceso puede parecer sencillo pero requiere de mucha práctica y paciencia, ya que tarda alrededor de dos horas.

Por lo general Simona usa 50 mangos, aunque en ocasiones la  gente del pueblo le hace pedidos más grandes, para los que llega a utilizar alrededor de 100.  “Ahí hacemos un tambo porque en ollas no cabe porque es mucho, a veces piden cuando hacen convivio” me comenta.

Teniendo los mangos cortados y limpios, prende fuego a la leña. Una vez que la leña está lista, coloca una olla de barro que contiene agua simple y agrega los mangos para hervirlos.

Simona hace toda la preparación en su cocina tradicional. Dos bloques de concreto alrededor de la leña es el espacio ideal para colocar la olla.

Poco a poco empieza a burbujear el agua  entre los mangos, un indicador de que ya están hirviendo. En ese momento los saca de la olla y desecha el agua.

Simona retira del fogón la primer olla.

Después los vuelve a poner agua simple en otra olla y los mangos se agregan por segunda ocasión. Esta vez se añade un poco de panela para endulzar. La cantidad de panela dependerá del amargor de los mangos.

Agregando agua simple.

Añadiendo la panela.

Simona utiliza un palo de madera con el que constantemente mueve la bebida para evitar que se pegue a la olla o se derrame la espuma.

Una vez que el agua comienza a hervir,  quita la olla del fuego para dejar que se enfríe un poco.

Conforme se va calentando más, el agua comienza a cambiar a un color café oscuro debido a la panela.

Los mangos y la panela se van deshaciendo durante el segundo hervor por lo que no hay necesidad de colar. El atole se sirve con pulpa en una jícara.

Pueden degustar el atole de mango frío o caliente, dependiendo de su gusto personal.

La mejor época para encontrarlo es entre enero y abril.

Así como Simona, hay más atoleras que preparan esta bebida tradicional y la venden en el centro de Zacatepec.  Una taza cuesta alrededor de 7 pesos.

 

Síganme en

 I N S T A G R A M 

F A C E B O O K