El chocolate atole es una bebida tradicional de San Antonino Castillo Velasco que se elabora a base de cacao y maíz, aunque su elaboración varía en cada pueblo donde la he documentado, ya sea por sus ingredientes o preparación.

En San Antonino, me tocó ver por primera vez cómo se utiliza un desgranador de maíz, una herramienta hecha de olotes prensados por un carrete de carrizo con el objetivo de que al momento de pasar la mazorca, los granos se desprendan con facilidad. Esta herramienta la siguen utilizando en algunos pueblos aunque también he visto su uso como decorativo.

“Yo empecé a la edad de 12 años, me empezaron a enseñar con mi madrina que fue de bautizo, Apolonia Alonso Sánchez, ella fue la que me enseñó para tostar, para pelar y para moler” me platica María Luisa López, originaria de San Antonino Castillo Velasco.

Llegamos a la casa de Doña María Luisa, antes de iniciar con la preparación de la bebida, nos invitaron a desayunar unas empandas de amarillo, con chocolate, pan y después el chocolate atole.

“Si no puedo, chingadazo porque así fue antes, con chingadazo, como no sé leer dice a trabajar hija, porque no sabes leer pero el trabajo sí” Me platica María Luisa mientras desgrana los maíces. Me platica que así enseñaban antes, golpes por cada error que se hacía en cocina.

Para la elaboración del chocolate atole, primero María Luisa desgrana el maíz en el desgranador, después lo muele en metate. Ya que está molido lo pasa a una olla de barro y pone a cocer el tlaciahual – maíz hervido en agua sin necesidad de agregar cal– sobre un anafre. El maíz se va cociendo durante una hora aproximadamente.

El chocolate atole, como su nombre lo indica se compone de chocolate y un atole. A la par que se prepara el atole, en metate se va moliendo maíz tostado, cacaco y canela para hacer la mezcla que llaman pinole. El molido tiene que llegar a un polvo muy fino, “Tres repasadas en metate” comenta María Luisa.

Una vez que se tiene el polvo, se agrega a un espumero de barro verde hecho en Atzompa, esta herramienta es indispensable para obtener la espuma característica de la bebida. Además, se tiene que agregar agua fría porque sino no sale la espuma y se “corta”. Después, se bate con un molinillo especial que llaman “dientudo”.

La servida del chocolate atole también tiene sus pasos, primero se pone en una jícara el atole y después se le agrega la espuma del chocolate mientras se coloca un alcahuete para poder mezclar si así se desea.

Es una bebida dulce que se toma caliente, aunque la espuma es fría. Se puede degustar cualquier día en San Antonino Castillo, específicamente en el mercado, aunque les recomiendo probar el de María Luisa, además ella vende pinole, chocolate y chocolate en polvo para preparar.

 

 

Muchas gracias a Elizabeth Hernández por el contacto de María Luisa, a Leticia Santiago por las atenciones en San Antonino y  Cibeles Ramírez Colmenares por acompañarme a documentar  esta bebida.

 

Pueden conocer más información sobre las bebidas de Oaxaca en mis redes sociales:

 

I N S T A G R A M

F A C E B O O K