El cocol o coco loco es una bebida refrescante tradicional que se prepara en las costas de Oaxaca. Las personas aquí la consumen con mucha frecuencia ya que les ayuda a combatir el calor y las altas temperaturas características de la costa Oaxaqueña.

Documenté el proceso del cocol en la laguna de Chacahua pero también se produce en Pochutla, Puerto Ángel, Pinotepa Nacional entre otras ciudades costeras.

Si te gusta estar rodeado de naturaleza y paisajes como playas, lagunas, manglares y además disfrutar de sabrosos mariscos, Chacahua es un lugar perfecto para vacacionar. La gente de Chacahua es alegre y amistosa.

Además de relajarte en una hamaca con la playa al fondo y el sonido del mar, puedes hacer diferentes actividades. Durante el día recomiendo un paseo en lancha a través de los manglares y por la noche ir a observar la bioluminiscencia, un fenómeno natural que se produce debido al plancton de la laguna.

Juana Ramírez Gopar, originaria de Chacahua, Oaxaca, aprendió a hacer el cocol desde hace 30 años . “Aprendí a hacer la bebida con mi mamá. Se puede tomar natural o con alcohol”. Me dice Juana mientras carga tres cocos para preparar la bebida.

Juana Ramírez Gopar.

Juana primero selecciona algunos cocos y comienza a cortarlos con un machete. Se nota la agilidad que la experiencia de 30 años le ha dado debido a la rapidez con la que los parte.

Después vacía el agua a una olla de barro y comienza a quitar la pulpa del coco.

En un tiempo atrás, el molido del coco se hacía a mano con un molino hasta obtener una textura líquida. Actualmente, las personas que preparan esta bebida prefieren usar la licuadora por practicidad.

Una vez que el coco está bien molido y mezclado con el agua de la fruta, Juana lo pasa a una olla de barro y le añade hierbabuena, un poco de canela y granadina para agregarle un tono rosado.

Dependiendo de quien prepare la bebida , en ocasiones le agregan leche condensada o lechera para darle un sabor más dulce. Cuando la preparación está terminada se recomienda meter la bebida al congelador para servirla fría.

Algunas personas lo piden con alcohol como mezcal, aguardiente o alcohol del 96, dependiendo del gusto de cada quien.

En caso de que la preparación del cocol sea para una fiesta será natural sin alcohol. En eventos como fiestas patronales, 15 años y bodas, se abren hasta 200 cocos.

“El coco tiene mucho calcio, mucha proteína. A mi esposo le dio una embolia y toma mucho coco y ya está mejorando” Me comenta Juana mientras sirve el cocol en media cáscara de coco.

 

Para más historias sobre bebidas regionales síganme en

 

I N S T A G R A M 

F A C E B O O K