El tejocote es una fruta aromática y pequeña parecida a la manzana. Su sabor es agridulce. En la época de invierno es cuando se puede ver en los mercados de Oaxaca. Aunque su consumo es variado: Ponche de frutas, conservas, mermeladas o dulces, les platicaré de su uso en licores.

Tejocote seco.

“El licor de tejocote lo aprendí hacer con una tía hermana de mi abuelo. Yo tendría 10 o 12 años y me iba a meter a su casa para ver cómo estaba haciendo las cosas”, me comenta la señora Raquel Silva Méndez, cocinera tradicional originaria de San Juan Bautista Cuicatlán.

Raquel Silva.

La preparación de este licor se hace durante la temporada de noviembre y diciembre. En estos meses la señora Raquel compra la fruta para después cortarla en pedazos muy pequeños.

Una vez que se termina de cortar, el siguiente paso es el proceso de secado. La señora Raquel utiliza charolas de aluminio donde coloca los pedazos pequeños de la fruta, después pone estas charolas en el patio de su casa y espera de 8 a 15 días para que a fruta se seque. La cantidad de días dependerá del clima.

Cuando ya se tiene el tejocote seco, se procede al tueste. Para este proceso la señora Raquel pone carbón en un anafre – una especie de horno transportable– y lo prende. Una vez que el carbón está listo, pone el comal encima y empieza a colocar el tejocote para tostarlo.

“El tejocote que se da acá en la sierra tiene más sabor” Me dice mientras con una cuchara de madera mueve el tejocote en el comal.

Después retira el comal del anafre y coloca una olla de barro a la que añade agua. Posteriormente comienza agregar a la olla canela, chabacano procesado, pasas y el tejocote tostado.

Chabacano procesado.

Pasas.

Una vez que empieza a hervir la bebida, la señora Raquel añade azúcar, lo cual hace que adquiera una consistencia de jarabe.

Después de que el jarabe hierve, la señora Raquel apaga el carbón “Se tiene que esperar varias horas hasta que el jarabe o té esté frío”. Me platica mientras retira la olla del anafre.

Una vez que la bebida está completamente fría, saca la bebida con una taza de barro y la filtra en una tela blanca muy delgada para dejar fuera cualquier residuo de frutas o cáscaras.

Como último paso, vacía el líquido a una jarra de vidrio y después añade alcohol del 96. El licor de tejocote contiene sólo una tercera parte de alcohol.

“Para que tenga buen sabor se llevan unos dos meses reposando la bebida. Se hace en diciembre y por enero o febrero ya está bien procesado y fermentado con la fruta que se le puso”. Me explica la señora Raquel mientras me sirve un poco de esta deliciosa bebida.

Pueden encontrar el licor de tejocote en el restaurante Los Arcos, ubicado en San Juan Bautista Cuicatlán. Ahí mismo pueden disfrutar de las recetas tradicionales de su propietaria, la señora Raquel Silva.

 

Más información sobre las bebidas regionales de Oaxaca en :

 

 I N S T A G R A M 

F A C E B O O K