La mayoría de nosotros alguna vez ha probado el agua de limón, o la limonada. A diferencia de éstas aguas, el agua de limón rayado es muy distinta en cuanto a sabor, color y sensación en el paladar.

Aguas Casilda tienen una tradición desde 1926 preparando aguas de diferentes sabores, su puesto se encuentra en el Mercado Benito Juárez y créanme que siempre está lleno de gente porque sus aguas son muy deliciosas y algunas, poco conocidas.

La selección del limón es muy importante, Aguas Casilda no usa limón de injerto, sólo limón verde criollo. Para el agua de limón rayado o agua de ralladura de limón , primero se tiene que poner los limones en un recipiente con agua.

“El limón se tiene que dejar a remojar un día antes porque sino queda blandujo y ya no se puede rayar en la chirmolera” Me explica Berta Natividad Cruz, quien desde hace 22 años aprendió a preparar aguas frescas gracias al conocimiento de su tía María Teresa Vela Flores y su abuela Casilda Flores Morales.

Al día siguiente, se lavan con agua purificada. Después Berta toma la chirmolera – recipiente de barro de color verde con muchas líneas o rayas al interior– y le agrega poca agua. Al lado de la chirmolera coloca otra cazuela con agua y comienza a darle vuelta a los limones en la chirmolera uno por uno.

“No debe uno pasarse para que no se le salgan las tripitas de limón, la misma mano siente cuando ya quedó que ya se le quitó la cáscara, y la misma mano le va dando vuelta al limón para ir rayando hasta que ya quede sin cascarita” Me platica Berta mientras raya los limones.

Cada limón que termina de rayar, lo pone en la cazuela con agua, me comenta que el limón sigue sacando sumo que se mezcla con el agua.

Una vez que termina de rayar los limones, con el agua de la cazuela enjuaga la chirmolera para que no quede ningún residuo.

Por último, Berta coloca sobre una olla una servilleta especial para filtrar y agrega el agua, poco a poco se ve cómo se junta el bagazo de limón de color verde intenso. Después se exprime, se le agrega un poco de azúcar y listo.

El limón es muy delicado, se puede “cortar” o se pone negro. Si alguien está rayando en una chirmolera, no se puede cambiar de persona. “Por eso es que cuando yo rayo en esta, mi hermana debe de rayar en otra, cada quién en una sin meterles la mano”. Me explica Berta.

“Es amargoso, hay que prepararlo medio ligero pero también tenemos del espeso aparte, porque mucha gente dice que está aguado. El agua de limón rayado también se puede combinar con la horchata y chía”. Esta combinación es de mis favoritas. Para degustar esta bebida puedes ir a el Mercado Benito Juárez y ubicar el puesto de Aguas Casilda.

 

Para más información sobre las bebidas de Oaxaca sígueme en mis redes sociales:

 

I N S T A G R A M 

F A C E B O O K