El tepache es una bebida ceremonial y sagrada para los Mixes, la comunidad indígena del Noroeste de Oaxaca. Las familias de Santa María Tlahuitoltepec lo preparan sólo en eventos importantes o durante las fiestas patronales.    También se prepara antes de subir al cerro Zempoaltépetl –lugar de ofrenda y energía– en donde van a agradecer y hacer alguna petición por trabajo, salud o el bienestar de algún familiar.

Vista hacia el cerro Zempoaltéptl

Cerro sagrado Zempoaltéptl.

Por ser una bebida sagrada, debe cumplir con un ritual de preparación. “Si preparo el tepache significa que fui y regresé del cerro sagrado Zempoaltepetl, si yo no voy al cerro no puedo preparar el tepache”. Me comenta María del Carmen Vázquez Díaz, originaria de Santa María Tlahuitoltepec.

Con María del Carmen Vázquez.

Para subir al cerro es necesario llevar una ofrenda además del tepache. Esta ofrenda la decide el chamán –persona sabia del pueblo–, quien ayuda y orienta sobre las cosas y cantidades que se tienen que ofrendar, dependiendo del tipo de petición.

Las principales ofrendas que se llevan al cerro son: elaborado de masa “Xätxy”, tamales, tortillas embarradas de chile, envuelto de hierba santa, aves de corral, mezcal, cigarros para ahuyentar el mal, flores para aromatizar el alma y tener felicidad, entre otras ofrendas.

Tamal de frijol

Mezcal.

Subí el cerro Zempoaltéptl con Maricarmen y su abuelo, Agustín Díaz Núñez quien fue nuestro guía en el camino. Don Agustín tiene 86 años pero tiene la energía de un joven de 20. Toda su vida ha caminado durante horas por los cerros de Tlahuitoltepec y las regiones aledañas por lo que se sabe de memoria los caminos.

Don Agustín Díaz Núñez.

De Tlahui a la falda del cerro se hace poco más de una hora en carro. A partir de ahí, caminamos durante tres horas y para bajar hicimos alrededor de dos horas. El camino no es nada fácil pero vale la pena el cansancio del recorrido.

Llegamos a la cima a las 9:30 de la mañana. Dos pobladores de Santa María Yacochi –una de las agencias de Santa María Tlahuitoltepec– nos ofrecieron mezcal y tamales, ya que es costumbre es compartir todo lo que llevan a ofrendar con la gente que encuentran en su camino hasta regresar sin nada.

Después nos dirigimos al altar de piedras que tiene el Rey Konk ëy –Rey bueno–. En el altar hay restos de ofrendas anteriores como cenizas, sangre de animales sacrificados, comida, velas, plumas de aves, monedas y más.

Ahí mismo, Don Agustín derramó 3 gotas de tepache en la tierra y dice oraciones en mixe para pedir por nuestra salud y bienestar.

“La primer gota representa la gratitud a la madre naturaleza, la segunda gota representa gratitud a Dios y la tercer gota es gratitud al rey Kong ëy, que es nuestro rey supremo, recto y sabio, ídolo Mixe que forma parte de nuestras vidas en el pasado, el presente y seguirá influyendo en el futuro” Me explica Maricarmen.

Tepache con rojo.

Al terminar las oraciones, nos sentamos sobre unas piedras rodeados de neblina a desayunar tortillas embarradas de chile rojo y huevos cocidos. Después Don Agustín agradece en mixe y degustamos el tepache con espuma roja.

Maricarmen Vázquez y su abuelo Agustín Díaz.

Continúa en parte 2…

Síganme en

 I N S T A G R A M 

F A C E B O O K