El zapote negro es una fruta de cáscara verde lisa e interior de color negro o café oscuro, tiene una consistencia espesa y bastante pulpa. El sabor es dulce y se siente cremoso al paladar.  Cuando madura, se vuelve de color verde oscuro, muy frágil y blando.

No recuerdo qué fue lo que pensé al escuchar mencionar el agua de zapote negro ya que no estaba familiarizado con la fruta pero he de mencionar que al probarla me pareció dulce y rica, al igual que su agua.

“Para elaborar el agua de zapote hay que esperar que el zapote esté como en un punto en el que se pueda hacer, mi abuelita nos enseñó que estuviera como en un punto así como este ya maduro ya suavecito” Me platica Irinea Valera Abella, nieta de Casilda Flores quién dejó una tradición en la elaboración de aguas frescas desde 1926.

Una vez que se tienen seleccionados los zapotes negros, Irinea Valera y su hermana Berta Natividad, proceden a lavarlos y desinfectarlos , me comentan que para la elaboración del agua se usa la fruta con todo y cáscara.

“Para eso usamos un colador, ahí le quitamos la coronita que tiene el zapote, bueno así le llamamos, como al rabito de donde está agarrado y ya se quita ya lo empezamos a batir prácticamente”. Me explica Irinea quien tiene más de 18 años de experiencia en la elaboración de aguas frescas.

Una vez que baten el zapote negro, Irinea lo cuela para quitarle la cáscara y las semillas. La consistencia sale muy espesa, a la pulpa que ya se coló le agrega agua para no dejarlo “ni tan aguado ni tan espeso” me explica.

Con el agua ya colada, después se le agrega naranja, nuez y un poco de jerez para darle un sabor espectacular.

El zapote negro en ocasiones les llega desde San Andrés Huayápam, me comentan que hay personas que les llevan a vender de 2 a 3 botes. También mencionan que en Cuicatlán es el pueblo donde más zapote hay y donde el tamaño del fruto es más grande.

Si llega tierno, los ponen en una canasta para que poco a poco se vayan madurando. En la casa donde preparan las aguas de sabores, me tocó ver cómo se extendían los zapotes negros sobre una canasta con periódico para de esa manera, acelerar un poco su madurez.

Como dato interesante, el zapote negro ayuda con el vitiligo y a mejorar la sangre por los niveles de hemoglobina que tiene.

A partir de septiembre comienza la temporada de este fruto, para degustar el agua pueden ir al mercado Benito Juárez y buscar el puesto de Aguas Casilda, les sugiero probar el agua de frutas de temporada aunque todas, están deliciosas.

Para más información sobre las bebidas de Oaxaca pueden visitar mis redes sociales.

I N S T A G R A M 

F A C E B O O K